¿Qué hace que unas empresas triunfen y otras no?

¿De qué depende que un proyecto sobreviva o no a su primer año?

¿Qué diferencia hay entre un emprendedor de éxito y otro que se quedó en el camino?

Es bien sabido en el mundo del emprendimiento que muchos de los proyectos empresariales no sobreviven al primer año y que se comienzan a vislumbrar beneficios considerables a partir del tercer año del comienzo de esta gran aventura.

En el mundo del emprendimiento, al igual que en la vida misma, sobrevive el más fuerte, el que mejor se adapta, yo lo llamo LA SELECCIÓN NATURAL DEL EMPRENDEDOR y en esta selección una de las capacidades que más se tiene en cuenta son las actitudes mentales del emprendedor o emprendedora en cuestión.

Son muchos los factores que influyen en el éxito o el fracaso de nuestro negocio, pero sin duda una gran parte de ellos son nuestras disposiciones mentales, es decir, el cómo nos enfrentamos a los retos diarios de nuestro ajetreado mundo emprendedor. Hay numerosos factores externos, de los cuales no podemos hacernos cargo, de lo que sí que podemos hacernos cargo es como respondemos ante dichos sucesos que no dependen de nosotros pero si dependerá el mañana de nuestro negocio, nuestra actitud ante dichos acontecimientos influirá en el futuro de nuestro proyecto.

Entonces, ¿cómo podemos mejorar nuestra actitudes ante estos acontecimientos? ¿Cómo podemos dar lo mejor de nosotros y asegurarnos de que hemos hecho todo lo que está en nuestra mano para sobrevivir?

Dicen que el primer paso, el despegue suele ser el más complicado. A través de mi experiencia he podido comprobar que despegar es lo más fácil, lo tremendamente complicado es mantener el vuelo.

Aquí te dejo seis actitudes que puedes y debes incorporar ahora mismo y con mucha práctica a tu vida si quieres ser uno de los emprendedoras que la selección natural elija para evolucionar!

  1. DESCUBRE TUS CREENCIAS LIMITANTES: A la hora de empezar un proyecto emprendedor nos vemos envuelto en numerosas conversaciones con nosotros mismos que nos impedirán lanzarnos o llevar nuestro negocio más allá, éstas son creencias limitantes que al descubrirlas hallaremos la respuesta de nuestra inacción.
  1. TRANSFORMA TUS CREENCIAS Y DIÁLOGO INTERNO LIMITANTE: una vez descubiertas, la transformación suele ser lo más sencillo! A través de herramientas y confrontaciones nos enfrentamos a nuestro peor juez, nosotros mismos.
  1. UTILIZA EFICAZMENTE TUS EMOCIONES: las emociones mueven el mundo y no es distinto en el emprendimiento, gestionando nuestras emociones, tales como el miedo, la preocupación, la frustración o la impaciencia, gestionaremos muchísimo mejor nuestras actuaciones y resultados de dichas actuaciones.
  1. NORMALIZA EL FRACASO: el miedo al fracaso y su aspecto tan sumamente negativo en nuestra sociedad suele ser lo que más nos paraliza a la hora de comenzar o nos hace abandonar nuestro proyecto. Antes de aprender a gestionarlo, es conveniente que lo normalicemos en nuestro día a día.
  1. CONVIÉRTETE EN UN OPTIMISTA INTELIGENTE: la proactividad, la responsabilidad sobre las propias acciones y el preguntarse el “para qué” de lo sucedido y ver el lado aprovechable de las situaciones te convierte en un emprendedor optimista inteligente y te ayuda a tomar impulso a raíz de los acontecimientos que a simple vista pueden parecer negativos o incluso catastróficos!

¿Quieres entrenar estas actitudes y muchas otras? Ponte en contacto conmigo y juntos las llevaremos a su máximo nivel!

 

[contact-form to=’contacta@evadelacoba.com’ subject=’CONTACTO’][contact-field label=’Nombre’ type=’name’ required=’1’/][contact-field label=’Correo electrónico’ type=’email’ required=’1’/][contact-field label=’Sitio web’ type=’url’/][contact-field label=’Comentario’ type=’textarea’ required=’1’/][/contact-form]